Negocios

Motores defectuosos, dolor de cabeza para aerolíneas mexicanas

Las aerolíneas mexicanas de bajo costo, como Volaris y Viva Aerobus, se enfrentan a una crisis por la revisión de los motores defectuosos GTF de Pratt & Whitney, que impulsan parte de sus aviones Airbus, generando un dolor de cabeza para estas.

La situación, además de generar pérdidas millonarias para dichas empresas, también presenta afectaciones a los aeropuertos y a los pasajeros.

El origen del problema

El problema se originó cuando el fabricante de los motores, Raytheon Technologies, anunció que algunas piezas de los motores GTF presentaban un desgaste prematuro y requerían una inspección preventiva acelerada. Con ello, obligó a las aerolíneas a poner en tierra varias de sus aeronaves para realizar las revisiones correspondientes.

Volaris cuenta con 52 aviones impulsados por estos motores, lo que representa alrededor de la mitad de su flota. Actualmente, 16 de ellos no están volando por este motivo. Asimismo, la compañía estima que se necesitarán entre 250 y 300 días en promedio para retirar, inspeccionar y devolver los motores al servicio

Por su parte, Viva Aerobus tiene 40 aviones con estos motores, el 80% de su flota, pero todavía no especifica cuántos aviones debe inmovilizar. Igualmente, indicó que las inspecciones en los talleres de mantenimiento deberían comenzar a principios de 2024 y persistir a lo largo de 2025.

Motores defectuosos, dolor de cabeza para aerolíneas mexicanas

El impacto en las aerolíneas y la industria

La revisión de los motores está generando un impacto negativo en las finanzas y la operación de las aerolíneas. Al momento, Volaris reportó una pérdida neta de 39 millones de dólares en el tercer trimestre del año. El impacto total para todo 2023 se espera que sea de 3 mil 200 millones de pesos. Por otro lado, la aerolínea solicitó una compensación monetaria al fabricante de los motores por los daños.

Mientras que, en el caso de Viva Aerobus, aún no revela el monto de sus pérdidas, pero reconoció que la situación ejerce una mayor presión sobre la industria de la aviación. La aerolínea también busca una compensación por parte del fabricante.

Ambas aerolíneas están tomando medidas para mitigar el impacto, como extender los contratos de arrendamiento de aviones que ya iban a entregar, buscar arrendamientos de corto plazo y retrasar la recepción de nuevos aviones pedidos a Airbus. Además, Volaris despidió a 200 empleados a causa de esta situación.

No obstante, el problema también afecta a los grupos aeroportuarios en México, ya que Volaris y Viva Aerobus representan más de dos terceras partes de los pasajeros nacionales que mueve el sector. Los aeropuertos están viendo una reducción de su tráfico y sus ingresos por la menor operación de las aerolíneas.

Motores defectuosos, dolor de cabeza para aerolíneas mexicanas

Las consecuencias para los usuarios

Respecto a los usuarios, ellos también están sufriendo las consecuencias de la revisión de los motores. Algunos enfrentan cancelaciones, retrasos o cambios en sus vuelos por la falta de disponibilidad de aviones. Otros tienen que pagar tarifas más altas por la menor oferta de asientos en el mercado.

Al mismo tiempo, disminuyeron sus opciones de viaje, ya que las aerolíneas suspendieron o redujeron algunas rutas. Por ejemplo, Volaris canceló temporalmente sus vuelos a Chicago, Los Ángeles y Nueva York desde la Ciudad de México.

Las posibles soluciones

Las soluciones al problema dependen en gran medida del fabricante de los motores, que debe garantizar la reparación y el reemplazo de las piezas defectuosas en el menor tiempo posible. Sin embargo, esto podría tomar varios años, según las estimaciones de las aerolíneas.

Mientras tanto, las aerolíneas deben buscar alternativas para mantener su operación y su rentabilidad. Entre estas están la incorporación de nuevos aviones con motores diferentes, renegociar contratos con los arrendadores y proveedores, optimizar rutas y horarios, y dar más flexibilidad a los usuarios.

El problema de los motores GTF de Pratt & Whitney es un desafío para la industria aérea mexicana, que se suma a la crisis provocada por la pandemia de covid-19. 

Política | También te puede interesar leer: Aerolíneas deben indemnizar a pasajeros por sobreventa de vuelos

Noticias relacionadas