PartidosPolítica

Xóchitl Gálvez quiere hacer cambios radicales en su campaña

La candidata de la coalición Corazón y fuerza por México, Xóchitl Gálvez Ruiz, quiere hacer una serie de cambios radicales en su estrategia de campaña.

Y es que, al parecer, la candidata de oposición no se siente del todo cómoda con la actual estrategia. Es decir, que la imagen actual que presenta es diferente a la que la catapultó como aspirante presidencial.

Al respecto, expresó: “Voy a mandar al carajo muchas cosas que no estoy dispuesta a aceptar”.

Durante una charla en redes sociales, la candidata expresó su incomodidad con el primer debate presidencial, señalando que se sintió “fingida”. Asimismo, que las expectativas de los partidos que la postulan no necesariamente se alinean con su visión personal.

Esta revelación muestra una faceta más auténtica de Gálvez y pone de manifiesto las tensiones internas dentro de la coalición que la respalda.

La decisión de Gálvez de cambiar asesores y exigir un mayor orden y financiamiento a los partidos políticos que la apoyan es un claro indicativo de su determinación por retomar el control de su campaña.

La candidata solicitó unos 300 millones adicionales para cubrir el mes y medio restante de proselitismo, reflejando la magnitud de los cambios que busca implementar.

Además, Gálvez Ruiz es objeto de críticas por su apariencia física, generando un debate sobre la importancia de la imagen en la política. La candidata recibe cuestionamientos por su sobrepeso y por su elección de vestimenta, llevándola a reflexionar sobre los estereotipos y expectativas hacia las mujeres en el ámbito público.

La estrategia de Gálvez para el segundo debate presidencial parece centrarse en la autenticidad. “Voy a ser yo y si me quieren como soy, adelante”, declaró. En otras palabras, busca una postura desafiante y genuina.

Este cambio de rumbo en su campaña podría ser un movimiento arriesgado, pero también puede resonar con un electorado cansado de la política tradicional. La candidata busca conectar con los votantes a un nivel más personal y humano. Al mismo tiempo, está dispuesta a romper con las convenciones para defender sus principios y valores.

Noticias relacionadas