GobiernoLegislativoNuevo LeónPartidosPoder JudicialPolítica

Obrador advirtió de posible “golpe de Estado” en Nuevo León

El presidente Andrés Manuel López Obrador advirtió de un posible “golpe de Estado” en Nuevo León por parte del bloque opositor o “conservadores”, como él llama a los partidos Acción Nacional (PAN) y Revolucionario Institucional (PRI).

Ante la crisis política e indefinición que vive Nuevo León respecto a quién debe estar al frente de la administración, el presidente pidió esperar. “Vamos a esperar qué van a decir los de la Corte”.

Al momento y, aparentemente, hay dos gobernadores: uno constitucional y otro interino. El primero de Movimiento Ciudadano (MC) y el segundo por nombramiento del Congreso del Estado, con mayoría de legisladores panistas y priistas.

También, aunque Samuel García Sepúlveda decidió regresar a sus funciones como gobernador, esto todavía no está del todo claro. Por otro lado, está la intervención de la Suprema Corte de Justicia de la Nación (SCJN), quien otorgó una suspensión a favor de Luis Enrique Orozco Suárez, gobernador interino.

Al mismo tiempo, García Sepúlveda afirmó que todo esto lo provocó “el PRIAN”, quienes buscaron la inestabilidad de la administración estatal. Además, de evitar que él buscara la candidatura por la Presidencia de la República.

Obrador advirtió de posible “golpe de Estado” en Nuevo León

Al respecto, el mandatario federal expresó que el tema de Nuevo León es un tema “politiquero” con miras a las elecciones del 2024. Sostuvo que el “jefe del bloque conservador”, Claudio X. González, se le “lanzó” a Samuel García porque él dividía la simpatía de la clase media.

“Surge la candidatura de Samuel García y se sienten ofendidos porque se atreve a competerles por las clases medias”, dijo.

Por otro lado, sobre si Samuel seguirá al frente del gobierno de Nuevo o lo destituyen, que deberá resolver el Poder Judicial, comentó:

“Y son capaces de hasta dar un golpe de Estado, porque eso sería una sustitución, alguien que fue electo democráticamente. O sea, hasta dónde quieren llegar. Por ejemplo, si no lo dejan regresar, que la Corte diga ‘ya está destituido’ […], si ya de plano lo destituyen, que ya no pueda regresar o si regresa”.

López Obrador aseveró que él “no está con nadie”, sino que solo está como observador en una fiesta de disfraces, esperando a que todos se quiten las máscaras. Si lo destituyen, precisó, considera que la acción no sería democrática. No obstante, sentenció que “son capaces de eso y más”.

Noticias relacionadas