Mundo

Corea, un país dividido por la historia y la ideología

Antes del 15 de agosto de 1945, el mundo conocía a una sola Corea; sin embargo, terminó siendo un país dividido por la historia y la ideología.

Corea es un país que sufrió varias invasiones, ocupaciones y guerras a lo largo de su historia. Su cultura y su identidad se afectaron por las influencias externas y las tensiones internas.

Corea era un reino unificado bajo la dinastía Joseon, que duró desde 1392 hasta 1910. La dinastía Joseon adoptó el confucianismo como ideología oficial y creó el alfabeto coreano (hangul) en el siglo XV.

La ocupación japonesa

En 1910, Japón se anexó Corea después de perder la guerra ruso-japonesa y firmar el tratado de Eulsa. Durante 35 años de ocupación japonesa, los coreanos perdieron su soberanía y su identidad nacional. Los japoneses impusieron su idioma, su cultura y su sistema político.

Además, explotaron sus recursos naturales y humanos. También sufrieron muchas violaciones de los derechos humanos, como el trabajo forzado, la esclavitud sexual y la represión cultural.

Para 1937, el lenguaje coreano y la enseñanza de la historia y la cultura del país fueron prohibidos en las escuelas, como parte de una campaña para erradicar todo tipo de identidad nacional.

Japón perdió la Segunda Guerra Mundial

Cuando Japón entró a la Segunda Guerra Mundial en 1941, decenas de miles de coreanos fueron incorporados al ejército japonés. Muchos exiliados se unieron a los Aliados bajo el estandarte del Ejército de Liberación de Corea.

La separación de las dos Coreas en 1945 ocurrió el 15 de agosto, cuando el emperador japonés Hirohito anunció por radio la rendición incondicional de Japón, poniendo fin a la Segunda Guerra Mundial.

Liberación y división de Corea

Días después de la rendición japonesa, fuerzas soviéticas ingresaron en el norte de la Península; mientras que Estados Unidos administró el sur del país. Cada uno de los países vencedores impuso su ideología. A su vez, cada zona adoptó un sistema político y económico diferente: el Sur capitalista y el Norte comunista.

Aunque la intención era unificar ambas regiones en un solo país, la tensión entre la URSS y Estados Unidos durante el periodo de la Guerra Fría hizo imposible el trabajo.

El paralelo 38º fue elegido como el límite de la defensa del país por el Departamento de Guerra de Estados Unidos, y fue aceptado por Stalin (URSS) sin protestar. Así comenzó la división de Corea, que se consolidó en 1948 con la proclamación de dos estados independientes: la República de Corea (Corea del Sur) y la República Popular Democrática de Corea (Corea del Norte).

Las Coreas en la postguerra

Mientras la desconfianza de la Guerra Fría reemplazó el optimismo posbélico, las dos Coreas tomaron caminos muy diferentes. El Sur fue conducido hacia el capitalismo del libre mercado y el Norte hacia las directivas tradicionales del comunismo. Actualmente, tienen una relación conflictiva.

Corea del Sur se convirtió en una democracia liberal y una potencia económica, con un alto nivel de desarrollo humano y tecnológico. Por su parte, Corea del Norte se mantuvo como una dictadura y una economía planificada, con un alto grado de aislamiento y pobreza. 

Mundo | También te puede interesar leer: Norcorea vuelve a ser «enemigo» de Corea del Sur 

Noticias relacionadas