Arte y CulturaEducación

Al 2024, menos mexicanos leen libros y otros materiales

El Instituto Nacional de Estadística y Geografía (INEGI) reveló datos preocupantes sobre los hábitos de lectura en México a través del Módulo sobre Lectura (MOLEC), donde, al 2024, menos mexicanos leen libros y otros materiales.

Según el informe, el 69.6% de la población alfabeta mayor de 18 años leyó al menos un material en el último año. En otras palabras, representó una disminución de 14.6% desde el primer levantamiento del MOLEC en 2015, que fue de 84.2%.

Los materiales con mayor lectura son, en primer lugar, los libros, con un 41.8% de la población lectora. Después, las páginas de Internet, foros o blogs con un 39.4%. Sin embargo, la lectura de periódicos sufrió una caída dramática, disminuyendo 31.6% desde 2015.

Al 2024, menos mexicanos leen libros y otros materiales

Por otro lado, el descenso es más pronunciado entre los hombres, cuyo porcentaje de lectores pasó de 86.7% en 2015 a 69.9% en 2024. Mientras que, en las mujeres, la disminución fue de 81.9% a 69.3%. Además, la brecha de género en la lectura se cerró notablemente, de 4.8% en 2015 a solo 0.6% en 2024.

El tiempo promedio por sesión de lectura a nivel nacional fue de 41 minutos. Entre las actividades más comunes con las que la población lectora combinó la lectura estuvieron escuchar música, con 42.7% y trabajar, con 26.1%.

Más de la mitad de la población lectora consideró que la velocidad de su lectura es regular. Otro 28.6 % la percibió medianamente rápida, un 14% la describió como rápida y un 5.3% como algo lenta.

Lectura de libros

La población lectora de libros leyó en promedio 3.2 ejemplares al año, según los datos del MOLEC 2024: una diferencia de 0.4 libros en comparación con el 2015 (3.6 ejemplares). El mayor valor durante los nueve años del módulo fue en 2022, con 3.9 libros.

Al 2024, menos mexicanos leen libros y otros materiales

Asimismo, el entretenimiento se posicionó como el motivo principal de la lectura, con 41.4%; siguen trabajo o estudio, con 23.4% y cultura general, con 23.2%. El género de libros más leído fue literatura (39.4 %).

Siguió la lectura de libros de autoayuda, superación personal o religiosos (31%) y alguna materia o profesión, de texto o de uso universitario (29.6%). En contraparte, los menos comunes fueron los libros de cultura general (20.7%) y los manuales, guías o recetarios (7.9%).

Al 2024, menos mexicanos leen libros y otros materiales

Lectura en la infancia

El MOLEC también proporciona información sobre las experiencias de lectura durante la infancia y cómo estas podrían haber influido en los hábitos actuales. La encuesta revela que la población no lectora carece de estímulos para la lectura durante la infancia.

A pesar de la disminución general, el informe de 2024 muestra un ligero aumento de 1.1% en la población lectora en comparación con 2023. Este dato podría indicar un cambio positivo en hábitos de lectura, aunque aún queda mucho por hacer para revertir la tendencia negativa a largo plazo.

En el contexto del Día Mundial del Libro, estos hallazgos resaltan la necesidad de políticas públicas y programas de fomento a la lectura. Además, estas deben abordar las diferencias generacionales y de género, que aseguren el acceso a materiales de lectura para todos los mexicanos.

¿Por qué leen menos?

Existen muchas y variadas razones del por qué los mexicanos leen menos, entre estas están:

Falta de tiempo: Muchos mexicanos enfrentan una vida agitada y ocupada, lo que dificulta encontrar tiempo para la lectura. Las responsabilidades laborales, familiares y sociales pueden afectar la dedicación al hábito de leer.

Desinterés: Algunas personas simplemente no encuentran la lectura atractiva o no ven su relevancia en sus vidas cotidianas. La falta de interés puede llevar a una disminución en el número de lectores.

Cambios tecnológicos: El acceso a Internet y las redes sociales están cambiando la forma en que consumimos información. En tanto, las páginas de Internet, foros y blogs compiten con los libros y las revistas como fuentes de conocimiento.

Disminución en el tiraje de medios impresos: La lectura de revistas y periódicos disminuyó significativamente. Esto podría deberse a la disminución en la circulación de medios impresos y al aumento de las fuentes digitales.

Carencia de estímulos durante la infancia: La falta de exposición a la lectura desde temprana edad puede afectar los hábitos de lectura en la adultez. Si los padres no llevan a sus hijos a bibliotecas o no les leen, es menos probable que desarrollen un amor por la lectura.

Noticias relacionadas