NegociosPolítica

Académicos sugieren mantener calma ante situación peso-dólar

Diversos académicos de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM) sugieren mantener la calma ante la situación peso-dólar tras el triunfo electoral de Claudia Sheinbaum y el próximo análisis de la reforma al Poder Judicial.

Al respecto, señalaron que la depreciación del peso frente al dólar de los últimos días es menor y no debe preocupar a la sociedad.

“Por ello, lo que podemos hacer es mantener la calma, estar tranquilos y no hacer eco de las noticias alarmistas”, afirmó Moritz Alberto Cruz Blanco. El académico del Instituto de Investigaciones Económicas de la UNAM sostuvo que hay que esperar con tranquilidad las variaciones que vamos a ver de manera natural. “La preocupación es de quienes piensan que se verán afectados negativamente, es decir, quienes tienen activos financieros”, aclaró.

Además, el experto consideró que estos niveles del tipo de cambio no tienen mayor impacto en el “ciudadano de a pie”. Es decir, ni en sus compras o actividades financieras diarias, ya que aun cuando son en corto plazo, son pequeños. “El salto de 16 a 18 pesos por dólar no es dramático”. En consecuencia, descartó que haya un traspaso a los precios, o sea, que no habría mayor inflación.

En tanto, Roberto Valencia Arriaga, profesor de la Facultad de Economía, comentó que la alarma se encendería si la situación se mantuviera por más tiempo. No obstante, indicó que, sin duda alguna, el Banco de México no lo permitiría.

“Se ha hablado del ‘nerviosismo’ de los inversionistas y de los mercados financieros, pero eso es distinto a lo que está ocurriendo en la realidad. Si en verdad lo estuvieran, se hubieran ido”, estimó el universitario.

“Lo que parece estar detrás es más bien una oportunidad de obtener un buen rendimiento debido al entorno”, subrayó. Asimismo, refirió que, en diciembre de 1994, la depreciación en un período similar de dos semanas llegó a alcanzar casi 60%. “En ese momento sí estaban intranquilos los mercados y hubo una salida de capitales marcada, que dejó un tipo de cambio débil”.

También recordó que, en la crisis de 2008, la depreciación fue de 18.03%; la actual, de poco más de 8%. “No tiene nada que ver con lo ocurrido en esos dos periodos donde hubo pánico”, sostuvo Valencia Arriaga.

Moritz Alberto Cruz precisó que esta situación tiene implicaciones positivas o negativas para grupos y sectores de la población. “Por ejemplo, si está barato el dólar se quejan los exportadores y quienes reciben remesas, aunque eso generalmente implica menor inflación, beneficiando a la sociedad. Además, en México se importan muchos productos y cuando el peso está apreciado cuesta menos comprar esos bienes, por mencionar otro caso”.

Finalmente, sostuvo que no hay síntomas de una crisis y que no hay cambios en la parte real ni en los indicadores macro de la economía. “Todo eso se mantiene como estaba antes de las elecciones del 2 de junio y siguen los pronósticos positivos de crecimiento y de estabilidad macroeconómica”.

Noticias relacionadas